logo consumidora Domingo 25 de Octubre del 2020 revistaalimentaria.es

Cinco alimentos de temporada para cuidar de la salud bucodental

Boca
Boca

Fuente: Sanitas | 21/08/2020

Los alimentos de temporada no solo son excepcionales para disfrutar de una dieta sana y equilibrada, sino que, además, aseguran desde Sanitas, pueden ayudarnos a mantener una buena salud bucodental si hacemos la selección adecuada y elegimos aquellos que son más beneficiosos para nuestra boca, dientes y encías.

En principio, consumir un alimento durante su época de cosecha significa que tendrá un menor riesgo de haber sido tratado artificialmente y que conserva todos sus aportes nutricionales, conservando también una apariencia y un sabor más natural. Pero debemos ser cautelosos a la hora de la compra y verificar si realmente los productos típicos del verano proceden de cultivos cercanos y respetuosos con el medio ambiente o si, por lo contrario, han tenido una producción más agresiva.

“Los alimentos que elegimos afectan a nuestro estado de salud general y, consecuentemente, al de nuestros dientes y encías. Por ejemplo, tomar dulces y bebidas azucaradas fomenta la aparición de caries, por lo que debemos intentar siempre tomar alimentos ricos en nutrientes que ayuden a nuestra boca a combatir determinadas infecciones”, argumenta Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental.

Así pues, el verano es una magnífica estación para disfrutar de todo el sabor de estos alimentos refrescantes y sabrosos que, además, ayudan a cuidar de nuestra salud bucodental:

  • Zanahorias: crudas ayudan a mantener el color blanco de los dientes porque facilitan la eliminación de los restos de comida, responsables de las manchas superficiales. Además, el flúor refuerza el esmalte, aunque es importante recordar que este no evita la adherencia de bacterias sobre el mismo o las encías. Es rica en carotenos y vitaminas, por lo que también estarás cuidando de tu vista, piel y cabello, así como potenciando tu bronceado.
  • Quesos frescos: son una importante fuente de calcio, elemento indispensable para la reparación del esmalte dental, protegiendo a los dientes del desgaste. “Este tipo de quesos combinan a la perfección con cualquier tipo de ensalada y son una excelente elección también al final de la comida, acompañados de frutas como melocotones, higos, cerezas”, añade Yolanda Masa, nutricionista de Blua de Sanitas. Los quesos blancos tienen un aporte de grasa menor que los quesos semicurados y curados. Es recomendable incluir los quesos más bajos en grasa como parte de la alimentación diaria y los que son más ricos en grasas saturadas consumirlos de forma puntual y no habitual.
  • Tés helados: nada mejor para combatir el calor e hidratarse que tomar bebidas frías y, a ser posible, libres de azúcares. El té aporta flúor, refuerza el esmalte y, debido a sus polifenoles, es un gran agente antibacteriano. El verde es el más recomendable, pero también el negro o kukicha, muy rico en calcio. “La única pega es que, debido a sus antioxidantes, mancha con facilidad los dientes. Sin embargo, con una correcta higiene bucodental diaria y limpiezas profesionales periódicas podremos disfrutar de él con total tranquilidad”, advierte la odontóloga de Sanitas.
  • Pescados blancos como el sargo y el pargo: son dos pescados blancos muy sabrosos, de la misma familia que la dorada y el besugo, propios de los meses de julio y agosto. El pescado blanco en general, como la carne y arroces blancos, son recomendables tomarlos porque no tiñen los dientes al carecer de pigmentos.
  • Pipas y semillas de calabaza: son un fruto seco muy interesante para incorporar en nuestra dieta diaria, ya que contienen abundantes ácidos grasos, vitaminas y minerales como calcio y magnesio. También tienen propiedades antiinflamatorias, por lo que contribuyen a evitar afecciones en las encías. Es importante recordar que son alimentos hipercalóricos, por lo que se debe controlar la cantidad, un puñadito será suficiente para obtener el beneficio de sus propiedades.

Para una correcta higiene bucal, no obstante, no debemos olvidar cepillar los dientes después de cada comida con pasta dentífrica fluorada, utilizar la seda dental y visitar al dentista con regularidad para prevenir problemas o atajar los ya existentes cuando aún son fáciles de abordar.

 

 

 

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

 

Apúntate y recibe los sábados en tu correo una selección de las mejores noticias

 

Puedes seguirnos