logo consumidora Lunes 25 de Enero del 2021 revistaalimentaria.es

Buuelos, el secreto de su cocina y los trucos para comprar los de mayor calidad

Buuelos
Buuelos

Fuente: Sara Cowley | 30/10/2020

Con la llegada de festividades como Halloween y el Día de Todos los Santos llegan sus dulces más típicos, como los huesos de santo, de los que hablaremos en un siguiente artículo, y los buñuelos de viento, que analizaremos en este artículo.

Para conocer mejor este dulce tan típico, contamos con el obrador de Levaduramadre Natural Bakery, para saber sus trucos de elaboración, historia y cómo identificar aquellos que son de mayor calidad.


Un origen con más de diez siglos de historia

Parece ser que la palabra buñuelo tiene una etimología un tanto controvertida, porque si bien para algunos deriva de la palabra puñuelos (unas bolitas de masa de harina de trigo que en tiempo de los romanos se amasaban con los puños), otros creen que procede del vocablo francés beignet (que significa bulto o protuberancia). Sin embargo, su origen más probable y mejor documentado está en los árabes, cuando allá por el siglo XI hallamos una receta del pastelero del rey árabe de Sevilla, quien preparaba unas bolitas de masa de agua y harina para luego freírlas en abundante aceite. Habían nacido los buñuelos.

Cuando nació este dulce, se preparaba en las casas y palacios utilizando simplemente una masa bien frita y jugosa, sin relleno, espolvoreando en ellos azúcar y en ocasiones canela. De ahí su nombre, buñuelos de viento.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se comenzaron a elaborar en las pastelerías, y con ello, aparecieron los rellenos más tradicionales: nata montada, chocolate, crema o cabello de ángel. Ahora podemos encontrar multitud de rellenos, adaptándose a los diferentes gustos de los consumidores: compota de frutas, praliné, limonchello, dulce de leche, o cremas de frutos secos, entre muchos otros.