array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" }

Los mitos de las conservas: descubre por qué no son ciertos

Tienen un trato poco justo en el campo de lo saludable debido a que se piensa erróneamente que llevan conservantes

  • |  Frinsa
  • |  21-07-2021

Todos las comemos y también alguna vez nos hemos preguntado si son malas o buenas para nuestra salud. Las conservas suelen tener un trato poco justo en el campo de alimentación saludable, y esto se debe a la asociación errónea de que llevan conservantes (una deducción lógica dado el nombre que reciben). Pero lo cierto es que los alimentos en conserva no llevan conservantes, sino que se elaboran mediante un proceso de enlatado y esterilización, sometiéndolas a altas temperaturas, que permite que los alimentos se conserven durante mucho tiempo. Este proceso de esterilización elimina las bacterias y organismos que producen la descomposición y deterioro de los alimentos y, al estar herméticamente cerradas, previene la contaminación y deterioro futuro.

Por tanto, las conservas no dependen de sustancias químicas adicionales para preservarse, se valen por sí mismas. El único componente adicional que llevan es lo que se denomina líquido de cobertura, que favorece la conservación del alimento además de añadirle sabor y propiedades nutricionales. Frinsa nos trae las respuestas:

 

¿El líquido de las conservas hay que tirarlo?

Una de las razones de esta costumbre es la creencia de que este líquido lleva conservantes para preservar el alimento o que son grasas añadidas, pero esto no es del todo cierto.

En realidad, el nombre correcto para este líquido es “líquido de cobertura” y, generalmente, se compone de aceite de oliva o agua y sal y nada más. Estos sencillos ingredientes ayudan a proteger el alimento y conservarlo, pero lo que realmente hace que perduren en el tiempo es el proceso de esterilización, no es necesario ningún tipo de conservante artificial.

El líquido de cobertura no sólo sirve para proteger el alimento de agentes externos, sino que completa sus propiedades y ensalza su sabor, mejorándolo con el tiempo. Además de estas ventajas puramente prácticas o gustativas.

 

¿Qué más beneficios aporta el líquido de cobertura?

Caldo o aliño instantáneo: el líquido de las conservas al natural, compuesto por agua y sal, supone un caldo de pescado o marisco con un sabor intenso listo para tomar o para emplear en cualquier guiso o receta. De igual forma, el líquido de cobertura a base de aceite de oliva sirve como un aliño perfecto para ensaladas, pastas o cualquier otro plato que necesite un plus de sabor. ¡Y todo listo para tomar!

 

Aporta beneficios nutricionales:

El líquido de cobertura a base de aceite de oliva añade beneficios nutricionales a los del propio alimento. La Fundación Española del Corazón sostiene que el aceite de oliva es rico en ácido oleico y ayuda a controlar el colesterol y la hipertensión arterial, reducir el riesgo de trombosis y prevenir la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.

Si no lo usas, ¡congélalo!: Si no necesitas el líquido de cobertura para una receta o para aliñar algún plato no hace falta tirarlo, puedes congelarlo en las cubiteras de hielo y guardarlo para futuras elaboraciones. De esta manera tendrás un saborizante natural siempre disponible y listo para utilizar.

 

Variedad de productos:

Además de las conservas al natural o en aceite de oliva, existen muchos otros líquidos de cobertura, lo que nos aporta una gran variedad de opciones para degustar. Hay en tomate, en escabeche, al ajillo, en salsa de vieiras, al limón etc. Este amplio abanico nos permite elaborar recetas y platos diferentes y nos facilita llevar una alimentación sana y variada.



Puedes seguirnos