array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" }

Con estos consejos cuidarás tu alimentación durante las fiestas navideñas

El aperitivo, veinte minutos antes del plato principal, ayuda a que la persona tenga menos hambre

  • |  Centro Europeo de Másteres y Posgrados
  • |  16-12-2022

Las fiestas navideñas suelen ser una época en la que la población come más que el resto del año. Por este motivo, es esencial cuidar la dieta en Navidad, ya que, por norma general, los ciudadanos aumentan de peso de diciembre a enero. Concretamente, los españoles engordan una media de 4 kilos durante las navidades, según señala el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO). Durante el año, el estudio de Alimentación en España 2020 argumenta que entre todos los hogares españoles se consumen 35,7 millones de kilos de alimentos navideños y se gastan 331,9 millones de euros en estos productos. El principal consumo se dirige a los mantecados, los polvorones y los turrones.

Durante las fechas navideñas, una de cada tres personas salen de noche para disfrutar de las fiestas. En las discotecas o bares nocturnos, los asistentes suelen consumir alcohol para acompañar la celebración. En este caso, Medlineplus argumenta que el alcohol tiene calorías vacías, de manera que tiene muchas calorías, pero pocos nutrientes. También se recomienda que las mujeres no consuman más de una bebida al día, mientras que los hombres tienen el máximo en dos bebidas.

En este sentido, el aperitivo es una buena opción para disminuir el apetito. IMEO manifiesta que comer el aperitivo veinte minutos antes o después de la cena ayuda a que la persona tenga menos hambre, porque el sistema digestivo tarda veinte minutos en enviar señales de saciedad al cerebro. Estas señales alertan al cerebro de que ya se ha comido suficiente, por lo que ingerirás mucho menos del plato principal. Alejandro Torres Duque, Profesor del Máster en Nutrición, Pedagogía y Enfermería Escolar de CEMP, el Centro Europeo de Másteres y Posgrados, comenta que “los hábitos alimentarios, especialmente durante las navidades, deben ser saludables para que el cuerpo se sienta bien”.

 

Consejos nutricionales para una Navidad saludable y consciente

La Navidad es una época de reencuentro con la familia y amigos que suele celebrarse con comidas o cenas copiosas. Estas fiestas se realizan para disfrutar y pasar un buen rato con aquellas personas que no vemos durante el día a día. Por eso, la mejor manera de afrontar estas comidas es teniendo conocimientos sobre nutrición. A continuación, CEMP presenta unos consejos para afrontar las navidades con una buena alimentación.

- Antes de la Navidad

En la alimentación es preciso que sea sana durante todo el año para tener un cuerpo sano. Antes de las fechas navideñas no es recomendable seguir una dieta porque hará que los excesos aumenten durante las mismas. También tienen lugar comidas navideñas previas con numerosas personas en las que es relevante ser consciente de la cantidad de comida que ingieres. En el momento en que te sientas saciado, la mejor opción es parar. Una vez finalizada la comida, continúa con tu vida diaria y sigue tus hábitos alimenticios sin restringirte.

- Durante la Navidad

La comida tiene que ser saludable durante las fiestas, de forma que se incluyan las verduras, el agua y la fruta de postre en las dietas. En general, son días normales que no tienen una celebración concreta, excepto algunos días señalados. Tanto en la cena del 24 y el 31, como el almuerzo del 25 y del 1 de enero, recomendamos comer de manera consciente hasta sentirte saciado. Igualmente, no debes atiborrarte para evitar posteriores pensamientos de culpabilidad. En cuanto a los entrantes, sírvete en el plato aquello que vayas a consumir. “Así, serás más consciente de lo que comes y no añadirás excesos a tu dieta”, relata Torres.

Las bases de platos más adecuadas son los vegetales, los mariscos, además de los encurtidos, aunque tiene que prevalecer la moderación entre los que están más elaborados como los embutidos, las salsas, entre otros. Cuando llega el plato principal, come raciones pequeñas, poco a poco, masticando bien y conversando con las personas que te rodean, es decir, familiares y amigos. En consecuencia, no te quedarás con hambre y te sentirás a gusto. También, es necesario que se tome conciencia del consumo de alcohol, ya que solo generan calorías vacías. Por último, compartir el postre es una gran idea de limitar su consumo.

- Tras la Navidad

La prioridad es recuperar tu rutina de comidas habitual, sin ponerte prohibiciones o restricciones. En el caso de que esta no fuera adecuada, inicia una alimentación sana para sentirte mejor en tu vida diaria y el profesor recuerda que “tu cuerpo no tiene la culpa de tus errores navideños”, finaliza Torres.



Puedes seguirnos