array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" }

¿Sábes cómo elegir un buen ready-to-eat este verano?

Fijarse en la procedencia, el número y el orden de los ingredientes es clave para optar por un buen procesado take-away

  • |   Biocop
  • |  29-07-2022

Salir por la mañana y no volver hasta la noche. El verano es una estación que invita a dejarse llevar y disfrutar de mucha actividad al aire libre. Pero la falta de previsión no siempre tiene por qué contraponerse a mantener una dieta saludable. Para ello, Biocop, como empresa pionera en la comercialización de productos ecológicos en España, propone 3 tips en los que fijarse para elegir bien los productos ready-to-eat este verano.


El desafío de los ready-to-eat
 
Para entrar en esta categoría necesitamos un producto cocinado y empaquetado que esté listo para su consumo una vez abierto. Ready-to-eat, como su nombre indica, significa que está pensado y preparado para que se pueda disfrutar en cualquier lugar. Pero hoy, los consumidores no solamente se preocupan por la procedencia de los ingredientes y de su impacto en el medio ambiente, también quieren cuidarse y elegir productos saludables.


La tendencia al alza de este tipo de alimentos se ha convertido en un reto para la industria alimentaria, que busca crear propuestas que mantengan todo el sabor, con fórmulas más saludables y sostenibles. Así lo aseguran desde Biocop, que como empresa comprometida con la producción ecológica con mejores valores nutricionales, han visto crecer la demanda de los alimentos listos para tomar con buenos ingredientes.


Claves para elegir bien
 
1. Cuanto más natural mejor: cuanto menos procesamiento exista, más se conservan las cualidades y propiedades nutricionales del alimento en cuestión. Por lo tanto, elegir ecológico es apostar por un producto que no solamente proviene de un procesado respetuoso con el medioambiente, sino que también es más beneficioso para tu salud.
 
Para asegurarse, en Biocop recuerdan que es imprescindible reconocer el certificado ecológico. Por ejemplo, la Eurohoja es el certificado de Agricultura Ecológica de la Unión Europea.
 
2. La lista de ingredientes se ordena de mayor a menor presencia: Un buen procesado, por lo tanto, además de un listado escueto, tiene la materia prima del producto en primer lugar. Es decir, si elegimos una piadina de trigo espelta, por ejemplo, el trigo espelta debería ser su ingrediente principal, seguido de los indispensables, como agua, aceite o sal. Igualmente pasará con otros productos de panadería: un pan de centeno debe tener harina de centeno como materia prima. 
 
3. Ten en cuenta el valor nutricional de la etiqueta: no es lo mismo un alimento reforzado con grasas, edulcorantes y conservantes que otro con ingredientes ricos en fibra, hierro, vitaminas o minerales. Por lo tanto, no podemos equiparar unos ganchitos a base de maíz, grasas vegetales, aromas y potenciadores del sabor, que otros como los Crousty de Le pain des fleurs, con más de 70% de harina de trigo sarraceno de origen ecológico. El consumo sigue siendo ocasional, pero el aporte nutricional es muy distinto.



Puedes seguirnos