array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" }

Una mala alimentación afecta al eje intestino-cerebro

La salud intestinal, a través de la microbiota, va a determinar el estado de nuestro sistema inmune

  • |  Regenera
  • |  22-06-2022

La salud intestinal es un tema que cobra cada vez más importancia. Para aprender más sobre ello, hablamos con David Vargas, co-fundador de Regenera y experto en psiconeuroinmunología, sobre la microbiota intestinal, quien nos explica que es "el ecosistema de microorganismos, bacterias, virus, hongos, parásitos, protozoos que viven dentro de nuestro intestino y que tienen funciones simbióticas con nuestro organismo. Son capaces de regular nuestro metabolismo, nuestro sistema inmunitario y se relacionan con nuestro sistema nervioso. Cuando la microbiota intestinal es diversa, y predominan las bacterias simbióticas, regulan nuestra salud, mientras que cuando se pierde diversidad, o proliferan determinados microorganismos como hongos, parásitos o determinadas bacterias, son claves en la aparición de patologías en los diferentes escenarios metabólicos, inmunitarios o neurológicos".

 

Vargas hace hincapié en que la alimentación es un factor clave en el mantenimiento de una microbiota saludable y también el desarrollo de una microbiota patógena. Para ello, es importante consumir frutas, verduras, carne, pescado, huevos o marisco. "Es decir, alimentos ancestrales y que nuestra microbiota reconoce por haber pasado miles y miles de años en contacto con ellos, facilita un mantenimiento saludable de la misma. Aquellos alimentos como los procesados, refinados, lácteos o cereales facilitan que la microbiota se desorganice, favoreciendo la aparición de patologías", apunta.

 

Salud intestinal y estado de ánimo

 

Si nos centramos en el estado de ánimo, el experto afirma que "la salud intestinal, como ya hemos dicho, a través de la microbiota, y con una íntima relación con el sistema inmune y endocrino, va a determinar de forma clara el estado de nuestro sistema inmune, dando lugar a la aparición de enfermedades como alergias o autoinmunidad, y procesos infecciosos varios, en el caso de no estar en un estado óptimo. O también problemas metabólicos como son la diabetes tipo 2 y problemas endocrinos como los problemas hormonales y de tiroides".

 

“Nuestra microbiota, a través del eje microbiota-intestino-cerebro determina de un modo clave en la salud de nuestro sistema nervioso, manteniendo un estado de ánimo y funcionamiento cognitivo óptimo cuando está todo bien. Y por contra, cuando no está en el estado óptimo, la microbiota puede facilitar procesos neurodegenerativos, neuroinflamación, incluso depresión. Algo sobre lo que existen muchos estudios”, señala Vargas.

 

Referente a esto, destaca por ejemplo, en el ámbito de la depresión, los estudios de autores como Charles L Raison y Andrew Miller, los cuales hacen una relación directa del eje microbiota-intestino-cerebro y su relación con la depresión.

 

Desde Regenera se está impartiendo un posgrado online y gratuito sobre microbiota, las personas interesadas pueden obtener más información en el siguiente enlace.



Puedes seguirnos