Día Mundial del Corazón: 10 alimentos para mantenerlo sano

Para que sean efectivos, se tienen que consumir en el marco de una dieta variada, equilibrada y saludable

  • |  Universitat Oberta de Catalunya (UOC)
  • |  29-09-2023

Las enfermedades cardiovasculares, como el infarto agudo de miocardio o el infarto cerebral (ictus), son la principal causa de muerte en España. Pese a ello, en algunos casos estas patologías pueden prevenirse mediante la adopción de una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio físico. Con motivo del Día Mundial del Corazón —que se celebra el 29 de septiembre—, Gemma Chiva-Blanch, profesora agregada e investigadora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), recomienda 10 alimentos o grupos de alimentos para mantener el corazón sano:

 

Aceite de oliva. El aceite de oliva es una grasa monoinsaturada que tiene propiedades cardiosaludables. En cuanto al aceite virgen extra, más allá de la grasa también contiene polifenoles, y entonces el efecto protector para el corazón es incluso mayor.

Nueces y frutos secos. Los frutos secos, pero las nueces en especial, contienen ácidos grasos poliinsaturados, tocoferoles y fitosteroles, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol malo (LDL) en sangre.

Legumbres. Para disfrutar de los efectos cardioprotectores de las legumbres, habría que consumir cuatro raciones a la semana. Es un alimento muy rico en proteína y fibra, y asequible para todos los bolsillos.

Pescado azul. El pescado azul (sardina, boquerón, salmón, etc.) es muy rico en ácidos grasos insaturados omega-3, que son indispensables para nuestro organismo y, además, ayudan a evitar que las plaquetas se activen y formen trombos. Es recomendable comerlo dos veces a la semana, y sobre todo los de menor tamaño, como la sardina o el boquerón, ya que acumulan menos metales pesados y, además, son asequibles económicamente.

Frutas del bosque. Todas las frutas del bosque de color rojo-morado (fresas, frambuesas, moras, arándanos, endrinas, etc.) son muy ricas en polifenoles, que tienen actividad antioxidante y antiinflamatoria, y nos ayudan a mantener el corazón en forma.

Ajo. Aunque es un alimento de sabor fuerte y que debe consumirse en poca cantidad, el ajo es muy rico en compuestos que tienen la capacidad de disminuir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Uno de ellos es la alicina, que es precisamente la responsable de su aroma tan característico. Incorporarlo a nuestros platos diariamente es un buen ejercicio para nuestro corazón.