array(1) { ["publicar"]=> string(2) "SI" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "SI" }

Claves para mantener unos niveles óptimos de vitamina D durante el invierno

Expertos del CODINMA nos detallan qué alimentos son ricos en esta vitamina y cuáles son las cantidades suficientes

  • |  CODINMA
  • |  16-12-2021

La principal fuente de vitamina D es la que produce la piel mediante la exposición diaria a la luz del sol (unos 15 minutos tres veces a la semana, sin protección solar, pueden proporcionar cantidades adecuadas) pero la llegada del invierno no tiene por qué implicar una disminución en sus niveles. Como aseguran desde el Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid (CODINMA), “a través de la alimentación también es posible obtenerla“.

Los expertos del CODINMA aconsejan incluir en la dieta alimentos ricos en esta vitamina como son los pescados grasos (salmón, atún, arenques), los aceites de hígado de pescado, los huevos (la yema) y el hígado de ternera, entre otros. “Esta vitamina D presente en los alimentos es estable, es decir, no se pierde por el calor ni por procesos tecnológicos”, aseguran.

Cabe destacar que también hay alimentos como la leche o los cereales fortificados en vitamina D con el objetivo de asegurar una ingesta adecuada.

Ya sabemos en qué alimentos podemos encontrar el aporte de vitamina D que necesitamos, pero ¿en qué cantidades?

Según las indicaciones del CODINMA, un adulto debe ingerir 15 µg (600 UI), lo que traducido a alimentos supone, por ejemplo, una ración de atún (unos 160 g), que equivale a 37,6 µg. También lo podemos encontrar en unos 200 g de salmón, lo que representa 10,7 µg o en un huevo entero (1 µg).

¿Por qué es importante la vitamina D?

La vitamina D es muy importante para nuestro organismo, recuerdan los Dietistas-Nutricionistas de Madrid. “Ayuda a la formación de hueso, ya que esta vitamina favorece que nuestro cuerpo absorba el calcio, que es uno de los elementos que lo constituye; aumenta la inmunidad; protege a nivel cardiovascular; es necesaria para el correcto funcionamiento del cerebro y ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre, entre otras funciones”.

Pese a su importancia, la deficiencia de vitamina D está muy extendida a nivel mundial, y en nuestro país, el 94% de los españoles tiene ingestas deficitarias, según el Estudio ANIBES.

Como recomendación, el CODINMA insta a llevar una alimentación saludable y organizada todo el año, pero insisten en que sobre todo en invierno es aconsejable mantener un consumo adecuado en alimentos ricos en vitamina D para el correcto funcionamiento del sistema inmunitario.  



Puedes seguirnos