array(1) { ["publicar"]=> string(2) "SI" }

¿Qué hago si le han diagnosticado una alergia alimentaria a mi hijo?

Estefanía Pineda, del blog Sin trazas de leche, nos da unas pautas para afrontarlo de la mejor manera

  • |  Sin trazas de leche
  • |  15-02-2022

La alimentación de los más pequeños de la casa es uno de los aspectos que más nos preocupa. Esta preocupación alcanza sus niveles más altos cuando nos vemos en la situación de que le acaban de diagnosticar una alergia alimentaria a nuestro hijo.

Estefanía Pineda, como mamá de tres niños con diferentes alergias alimentarias, ha pasado por ello y comparte sus experiencias y consejos en su blog Sin trazas de leche. Además, cuenta también con una tienda online especializada en alergias e intolerancias alimentarias.

En el siguiente artículo nos da unas pautas para afrontar de la mejor manera un caso de alergia en nuestra familia. Seguro que os resulta de ayuda:

Ahora... ¿qué hago?

Cuando descubrimos que nuestro hijo es alérgico a un alimento es normal sentir miedo, dudas e incertidumbre.

Según datos de la Organización Mundial de la Alergia, 1 de cada 10 niños tiene alergias alimentarias y los alimentos que más alergia causan entre los pequeños son: leche, huevo, frutos secos, fruta y pescado.

Los síntomas que suelen presentar al consumir el alimento que causa alergia pueden ser desde más leves a graves, causando incluso la muerte en caso de shock anafiláctico. Los principales síntomas son:

• Picor en boca y paladar.
• Ronchas y habones por la piel.
• Vómitos y/o diarrea.
• Dificultad respiratoria.

Por eso es muy importante reconocer qué alimentos son los que causan alergia a nuestros hijos; el especialista se encargará de hacer todas las pruebas. Las pruebas para diagnosticar la alergia alimentaria son análisis de sangre y/o pruebas cutáneas.

Una vez sepamos qué alimento o alimentos causan alergia, haremos dieta exenta, evitando incluso las trazas, a no ser que el especialista indique lo contrario.

Es muy importante revisar siempre el etiquetado de los productos que vaya a consumir nuestro hijo y en caso de no estar seguros contactar con el fabricante antes de que nuestro hijo lo pruebe.

En España el Reglamento Europeo 1169/2011 es de obligado cumplimiento y regula la información sobre alérgenos que se debe proporcionar al consumidor. Así pues, si un producto envasado contiene alguno de los 14 alérgenos de obligada declaración como son la leche de vaca, huevo, cacahuetes, frutos secos, pescado, soja, crustáceos, moluscos, cereales con gluten, apio, mostaza, sésamo, altramuz, dióxido de azufre o sulfitos tienen que leerse en el etiquetado de manera clara y legible.

Otra cosa son las trazas o la contaminación cruzada, ya que el Reglamento no marca como obligatoria la declaración de la presencia de trazas o contaminación cruzada.

Por otro lado, es primordial informar a nuestro entorno (familiares, colegio, amigos) para que conozcan las alergias alimentarias de nuestro hijo.

Y debemos llevar siempre la medicación de rescate por si fuera necesaria en caso de shock anafiláctico. El especialista o pediatra nos recetará la adrenalina autoinyectable, es muy fácil de usar y recuerda que la adrenalina salva la vida.

Cómo usar la adrenalina autoinyectable:

• Quitar el tapón de seguridad.

• Clavar el extremo contrario en el muslo (no hace falta quitar la ropa).

• Contar hasta 10 sin levantar.

• Recuerda que si levantas la aguja se esconde y ya no sirve la adrenalina.

• Masajea y llama a emergencias.

No olvides que, independientemente de las alergias de tu hijo, es un niño como otro cualquiera. Es normal sentirse abrumado tras la noticia de la alergia, pensando en todos los alimentos que llevan el alérgeno que a nuestro hijo le causa alergia, pero lo importante es centrarse en el resto de alimentos que SÍ puede tomar: es el momento de aprender recetas nuevas, innovar y seguro que comer muchas más cosas caseras, sanas y sobre todo APTAS para ellos.

Ánimo, familias, lo vais a hacer bien.



Puedes seguirnos