array(1) { ["publicar"]=> string(2) "SI" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" } array(1) { ["publicar"]=> string(2) "SI" }

Cómo inculcar hábitos de alimentación saludable en los niños a través de contenidos digitales

Existen aplicaciones móviles específicas para niños de todas las edades que tratan de promover una buena alimentación

  • |  ConsumidoRA
  • |  25-10-2022

Uno de los retos a los que se enfrentan los padres es brindarles una buena alimentación a sus hijos. Por eso, hemos hablado con Rhona Anne Dick, directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids, sobre cómo aprovechar los dispositivos electrónicos, cada vez más presentes en la vida de los niños, para inculcarles hábitos saludables y hacer que tomen conciencia de la importancia de comer sano.

Dick señala que todos sabemos ya la importancia de mantener una alimentación sana para cuidar nuestra salud: "Hemos oído por activa y por pasiva que lo ideal es comer cinco piezas de fruta y verdura cada día, evitar los ultraprocesados y los azúcares y, por supuesto, practicar ejercicio físico de forma regular. Es decir, la teoría la sabemos bien. Pero en la práctica, algunos días uno va al supermercado y los ojos se le inundan de atractivos envases de productos que no son los más recomendables, pero están muy ricos. Y eso, cuando eres un niño, es una de las cosas que más importa".

Recuerda que no siempre la fruta que les metemos en la bolsa del almuerzo para el colegio es lo que les resulta más apetecible.

“A veces, les gustaría más comerse esas galletas de chocolate que lleva el otro niño. Unas galletas que, además, han visto anunciadas en la tele o en Internet y tienen pinta de estar buenísimas. Pero nosotros tratamos de convencerles de que no importa si su amigo lleva ese tipo de cosas como almuerzo, que la fruta es mucho más sana y es mejor para él”, señala Dick.

También reconoce que en casa los padres tienen que lidiar con las verduras, y aunque muchos tratan de buscar recetas innovadoras para hacérselas más atractivas, a veces se convierte en una lucha diaria que terminan ganando ellos, cuando algunos progenitores se dan por vencidos y cambian el menú por otra cosa que coman más fácilmente y en menos tiempo.

“En definitiva, conseguir que los más pequeños sigan una dieta saludable no siempre es tarea fácil. Pero tal vez haya una forma de conseguir que desde pequeños entiendan el valor de aprender a comer sano, y la trascendencia que tiene de cara a toda su vida”, indica Rhona Anne Dick.

De igual manera comparte que muchos niños pasan varias horas delante de todo tipo de pantallas: la televisión, el ordenador, la tablet, el móvil… Según estudios de Lingokids realizados entre familias españolas con hijos de hasta 8 años, seis de cada diez cuentan ya con su propio dispositivo de acceso a Internet, la mitad lo utiliza a diario, y el 72% lo usa durante más de 6 horas semanales (dos de cada diez entre 11 y 20 horas a la semana).

“El tiempo de exposición a los canales digitales es, por tanto, bastante elevado. ¿Por qué, entonces, no aprovecharlo para crear contenidos atractivos, específicamente pensados para ellos, con los que puedan divertirse y al mismo tiempo aprender y comprender la importancia de la alimentación?”, plantea Dick.   

Indica que en torno a esta temática se han desarrollado infinidad de recursos digitales que pueden ser utilizados en los colegios como contenido educativo (cada vez se presta más atención a estos temas desde la escuela), y también diferentes iniciativas que tratan de mezclar diversión y aprendizaje para contribuir a crear hábitos saludables desde edades tempranas.

“Por ejemplo, un gobierno regional como el Gobierno de Canarias, a través de su Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deporte, ha creado todo un repositorio de recursos sobre alimentación que incluye juegos y contenidos divulgativos de diferentes tipos. O una cadena de distribución como Eroski, a través de su Fundación, cuenta con una Escuela de Alimentación virtual que ofrece unidades didácticas, juegos interactivos, talleres sobre la producción de alimentos y todo tipo de recursos gratuitos dirigidos a docentes y niños de 8 a 12 años”, comparte la directora de Experiencia de Aprendizaje de Lingokids.

Destaca que también existen aplicaciones móviles específicas para niños de todas las edades que tratan de promover una buena alimentación. Ofreciendo una imagen divertida y atractiva de las frutas y verduras les ayudan a conocer sus propiedades, en contraposición con otro tipo de alimentos menos recomendables, y procuran dirigirles hacia un consumo más consciente de aquellos productos que más les convienen para crecer sanos y fuertes.

“Una de ellas es Lingokids, una app en inglés para niños de 2 a 8 años que reúne recursos relacionados con alimentación que incluyen desde recetas, canciones y vídeos sobre alimentos saludables hasta actividades y juegos interactivos que no solo les enseñan el valor de la comida, sino también otros hábitos como lavarse las manos antes de comer o evitar el desperdicio alimentario”, menciona Dick.

Indica que la ventaja de utilizar esta vía de aprendizaje es que estos niños son nativos digitales, se desenvuelven en esos entornos como pez en el agua, y el mensaje les llega de una forma mucho más atractiva que si se lo cuentan desde otros soportes más tradicionales. Mediante el juego y la interacción, a través de la música, con imágenes y animaciones de alegres colores y con personajes divertidos, consiguen captar su atención y que muestren más interés por lo que quieren transmitirles.

“Obviamente, jugar a un juego de verduras no logrará que les guste el brócoli, ni evitará a sus padres la tarea de pensar qué receta preparar para que se lo coman mejor, pero sí hará que interioricen desde pequeños la importancia de comerlo, aunque no les guste tanto como esas deliciosas galletas de chocolate. Que, dicho sea de paso, tampoco pasa nada por que se las demos de vez en cuando. Como todo en la vida, incluido el uso de los dispositivos electrónicos, la clave está en que el consumo se haga de forma consciente y en dosis recomendables”, concluye.



Puedes seguirnos