¿Existe una alimentación específica para el esquí y los otros deportes de nieve?

  • |  American Pistachio Growers

La respuesta es sí. Deportes como el esquí alpino o el snowboard y los deportes de invierno en general generan unas necesidades nutricionales específicas, debido al frío y a la altitud. Según la Dra. Nieves Palacios, especialista en Endocrinología y Nutrición y en Medicina de la Educación Física y el Deporte, destaca la necesidad de consumir alimentos específicos para mantener los niveles de energía y facilitar la recuperación en deportes de alta intensidad. La pérdida de peso, la falta de apetito y el daño oxidativo son algunas consecuencias de no hacerlo.

La Dra. Palacios explica que “el hecho de que estos deportes se desarrollen en ambientes marcados por el frío y la elevada altitud hace que las exigencias de energía sean mayores y se mantengan a lo largo de toda la jornada de esquí". Y añade: “El movimiento sobre nieve o hielo resulta más complicado que correr sobre tierra firme y provoca más cansancio, lo que conlleva un mayor riesgo de accidente y lesión, lo que requiere mantener un buen estado de hidratación e ingerir los alimentos adecuados”.

"La altitud genera una importante pérdida de peso producida por el descenso de la ingesta calórica unida al gran gasto energético, la disminución de agua en la composición corporal, la alteración en la absorción intestinal de nutrientes y la pérdida de masa muscular”, apunta Palacios. “La debilidad, la fatiga y la hipoxia influyen negativamente en la degradación de las proteínas, por lo que la ingesta de alimentos de alto  contenido proteico es importante para prevenir esta alteración”, añade.

 

Según la especialista, el ejercicio en grandes altitudes también “incrementa el daño oxidativo y promueve una respuesta adaptativa del organismo, con aumento de la eritropoyesis (producción de células rojas sanguíneas), por lo que el deportista debe tomar en su dieta  buenas fuentes de antioxidantes y  alimentos ricos en hierro”.

 

Un puñado de pistachos al día

Añadir un puñado de pistachos al día, repartido a media mañana y a media tarde o tras la práctica deportiva, puede ser la solución. Un reciente estudio de la Universidad de Illinois ha descubierto que el pistacho tiene proteína completa como la carne, el pescado, la leche o los huevos pero de origen vegetal al tener los nueve aminoácidos esenciales y en armonía.

También tienen proteína completa de origen vegetal la quinoa, la soja o los garbanzos, con la gran diferencia que los pistachos son los únicos que no se tienen que cocer para comerlos.

 

5 beneficios de los pistachos para los deportes de invierno

1.- Grasas saludables.

2.- Proteínas vegetales de alto valor biológico de masa muscular.

3.- Vitamina B1 o tiamina, Riboflavina o Vitamina B2, Piridoxina o Vitamina B6, que intervienen en las reacciones del organismo para obtener energía. Una ingesta adecuada ayuda a reducir el cansancio y la fatiga.

4.- Magnesio<magnesio< span="">, mineral relacionado con los procesos de transmisión neuromuscular, balance electrolítico y liberación de energía. También contribuye a la disminución del cansancio y de la fatiga, y facilita la recuperación para entrenar al día siguiente.</magnesio<>

5.-Antioxidantes, para proteger el organismo frente al daño oxidativo que pueden producir los radicales libres ocasionados por entrenamientos intensos y agotadores.

 

 



Puedes seguirnos