array(1) { ["publicar"]=> string(2) "NO" }

Un nuevo libro analiza si existen los 'superalimentos'

Explica sus propiedades reales y sus efectos sobre la salud, e incluye recomendaciones para detectar bulos

  • |  CSIC
  • |  02-12-2021

Jengibre, cúrcuma, espelta, guanábana, bayas de goji, amaranto, panela...; son algunos de los muchos productos que solemos encontrar bajo la etiqueta de superalimentos.

Se trata de una lista que en los últimos años no ha dejado de crecer, pero lo cierto es que no existe una definición legal o científica de este término. Además, muchas de las afirmaciones que se realizan sobre sus efectos en la salud están más fundadas en campañas publicitarias que en investigaciones nutricionales.

Para tratar de arrojar luz sobre estas cuestiones, la investigadora del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos (ICTAN-CSIC) Jara Pérez ha escrito el libro "Los superalimentos", dentro de la colección ‘¿Qué sabemos de?’ (CSIC-Catarata), que da a conocer las propiedades reales de algunos de estos alimentos, según el conocimiento científico actual, y los compara con aquellos que consumimos habitualmente.

El libro puede adquirirse tanto en librerías como en las páginas web de Editorial CSIC y Los Libros de la Catarata.

 

¿Qué son los 'superalimentos'?

Si bien no hay una definición oficial, “se podría decir que los superalimentos son alimentos con un origen generalmente exótico que no formaban parte de nuestra alimentación habitual hasta hace pocos años, pero que se han promocionado en los últimos tiempos debido a sus efectos en la salud, aparentemente muy poderosos”.

Ese ‘poder’ no siempre está refrendado por la comunidad científica, por eso la autora comienza su texto explicando cómo se desarrollan las investigaciones en nutrición que determinan si un alimento es beneficioso o no para nuestra salud. Partiendo de esa base, la especialista en nutrición aborda el análisis de diversos grupos de superalimentos para, en algunos casos, desmontar, y, en otros, explicar con detalle sus propiedades y cómo se pueden incorporar a nuestra dieta para que realmente obtengamos algún beneficio de su consumo.

 


Bayas de goji frente a zanahorias

Un clásico dentro de los ‘top ten’ de superalimentos son aquellos que contienen antioxidantes, sobre todo polifenoles, un grupo de compuestos que pueden reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes de tipo 2.

En este escenario aparecen las bayas de goji. Todo el mundo ha oído hablar de este producto, procedente de tierras lejanas, pero poca gente sabrá lo que es el cambrón, una planta similar que se cultiva en Almería, y que presenta propiedades similares.

Se publicita mucho, y es verdad, que las bayas de goji contienen polifenoles, “pero en cantidades similares a otras muchas frutas, como la ciruela”, aclara Jara Pérez.

Otro componente por el que destacan es el betacaroteno. “Se insiste en que su contenido es superior al de la zanahoria, pero también es cierto que con el consumo de 50 gramos de zanahoria estaremos cubriendo las necesidades diarias de dicho compuesto”.