El plátano rojo: la fruta de moda

El color de estos plátanos se debe a los carotenoides antioxidantes, que se transforman en vitamina A en el cuerpo

  • |  Alejandra Riesgo Miñor
  • |  30-06-2021

Todos conocemos el plátano más típico de todos, el amarillo. Lo utilizamos para hacer batidos, para comérnoslo solo, frito con arroz... Pero el que no conocíamos y ha llegado pisando fuerte es el plátano rojo de Canarias, que se ha convertido en un fenómeno que ha desbordado todas las previsiones imaginables. Te contamos todo sobre él. ¿Lo más curioso? ¡Su sabor!

 

¿Cuál es su procedencia?

El plátano rojo lo introdujo en las Canarias el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) en 1982, originario de la isla caribeña de Martinica, cuando el investigador de dicho Instituto Víctor Galán Saúco trajo unos ejemplares procedentes de la mencionada isla, lugar donde está popularizado su consumo al igual que en varios países de Latinoamérica.

En la actualidad La Fast, empresa decana de Canarias, es quien distribuye esta fruta que se ha convertido en un fenómeno que ha desbordado todas las previsiones que se estimaban.

 

Diferencias con el plátano amarillo

La primera y más obvia, ¡el color exterior de su piel!

Se puede observar una gama de tonos rojizos o pardos, con matices y manchas que pasan del morado o púrpura más oscuro hasta tonalidades más anaranjadas o ligeramente rosadas.

Suele ser un plátano más bien pequeño, más chato, pero bastante grueso, lo que aumenta el peso de cada pieza a pesar de sus dimensiones. Se pela sin dificultad igual que el amarillo tradicional.

El color de la pulpa tiene un matiz rosáceo con tintes rojos que se acentuaba en las piezas más maduras, con el paso de los días.

Es un plátano más cremoso, muy sabroso y agradable al masticarlo y con un sabor suave.

Muchas personas que lo han probado le apuntan un sabor a frambuesa, pero con un dulzor más ligero que el plátano maduro de Canarias.

Ofrece por lo tanto la cremosa textura del plátano tradicional pero diferente de intensidad en su aroma y dulzor respecto al plátano de Canarias.

 

¿Cuáles son sus usos?

Ofrece muchas posibilidades a la hora de preparar postres menos dulces (smoothies, helados, batidos, con chocolate fundido…) que los que se preparan con el plátano amarillo.

También es óptimo para platos salados.

Con el calor, si se pasa por la plancha, consigue intensificar su sabor. Podría ser una buena guarnición de carnes y pescados, y un ingrediente ideal para un arroz a la cubana.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

El color rojo de estos plátanos se debe a su contenido en carotenoides antioxidantes, especialmente en betacaroteno, que se transforma en vitamina A en el cuerpo. Cuanto más oscuros son, más betacaroteno y más vitamina C aportan. Esta es la principal diferencia nutricional respecto al plátano amarillo. El resto de las características son muy similares: son ricos en fibra, potasio, magnesio y vitamina B6.