Politica de cookies. Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
 

Grasa L醕tea: nuevo paradigma

Leche
Leche

Fuente: Instituto de Investigaci髇 en Ciencias de la Alimentaci髇 (CSIC-UAM) | 25/12/2018


Pilar Gómez-Cortés y Manuela Juárez

Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CSIC-UAM)

Entre los alimentos disponibles en nuestra dieta, destaca el papel de la leche ya que además de ser un alimento básico para la primera etapa de la vida, la amplia gama de nutrientes presentes en su composición juega un papel fundamental en la dieta del adolescente y del adulto.

En general existe consenso en cuanto a la importancia de los lácteos en la nutrición, en el marco de una dieta variada y equilibrada, ya que aportan proporciones destacadas de proteínas, vitaminas y minerales, sobre todo calcio. No obstante, este consenso no se mantiene al considerar la grasa láctea. Su elevado contenido en ácidos grasos saturados (AGS) ha sido indiscriminadamente utilizado como argumento para relacionar la ingesta de leche y productos lácteos con enfermedades cardiovasculares (CVD). Sin embargo, no todos los AGS tienen el mismo efecto en el colesterol plasmático. Considerar solo un macronutriente —como AGS— de un alimento complejo puede dar lugar a interpretaciones erróneas, pues las asociaciones con otros nutrientes pueden ser beneficiosas y los AGS individuales tienen propiedades específicas, asociadas con funciones biológicas (Legrand y Rioux, 2015).

Componentes bioactivos de la grasa de la leche.- La grasa láctea se presenta en forma de microglóbulos emulsionados en la fase acuosa, lo que favorece la hidrólisis por las enzimas digestivas. Los glóbulos están rodeados de una membrana de naturaleza lipoproteica con componentes como los fosfolípidos para los que se ha descrito que atenúan los efectos degenerativos neuronales de la edad y poseen actividad antimicrobiana. Un tercio de los fosfolípidos son esfingolípidos, con actividades biológicas potencialmente beneficiosas para la salud humana,  antiinflamatoria y efecto cardioprotector (Castro-Gómez et al. 2015). Además, la grasa de leche vehiculiza las vitaminas liposolubles (A, E, D y K), de las que es una buena fuente. La presencia en la leche de ácidos grasos de cadena corta y media es interesante, ya que se han documentado actividades antivirales y antibacterianas, baja tendencia a ser almacenados en tejido adiposo y además sin incidencia en  el colesterol plasmático (Tan et al., 2014; Bohl et al., 2017). Por otra parte, la grasa láctea es la principal fuente natural de ácido linoleico conjugado (CLA) de nuestra dieta, para el que se ha documentado un efecto positivo en enfermedades cardiovasculares (CVD) (Fuke y  Laerte, 2017).

Twitter: @RevistaAlimenta

Facebook: Revista Alimentaria

Artículo completo publicado en Revista Alimentaria 499

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo:

http://www.revistaalimentaria.es/suscripciones.php

 
 
Publicidad

 

ULTIMOS VIDEOS >

 
 
 
 

Revista Técnica, Nº 1 en España desde 1964

Medio de comunicación especializado en la industria alimentaria,controlado por OJD, ofreciendo lo mas avanzado sobre tecnología, investigación, innovación, seguridad alimentaria, calidad, distribución y servicios aplicados a toda la industria.

revista alimentaria de noticias

Revista noticias de alimentacion

Méndez Álvaro, 8
 Planta 1º-B
 28045 - Madrid
Tel: +34 91 446 96 59
informacion@revistaalimentaria.es
Revista Alimentaria 2019. Todos los derechos reservados ©. Política de privacidad | Terminos y condiciones