Aviso de Cookies

El sitio web www.eypasa.com , www.revistaalimentaria.es utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.

Saber más
 

Eloy Garc韆 Calvo: "Apuntes sobre el nexo agua, energ韆 y seguridad alimentaria"

Eloy Garc韆 Calvo. Foto: Imdea-water-institute memoria 2017
Eloy Garc韆 Calvo. Foto: Imdea-water-institute memoria 2017

Fuente: IMDEA Agua | 30/08/2020


Eloy García Calvo
Director de IMDEA Agua

 

Los dos recursos fundamentales para el hombre, agua y energía, y la producción de alimentos, están inextricablemente unidas desde el principio de los tiempos.  Esa unión se intensifica con el objetivo de resolver problemas importantes a los que se enfrenta la humanidad, entre ellos el cambio climático y la seguridad alimentaria.

El nexo cada vez más estrecho entre los tres elementos, agua, energía y seguridad alimentaria, viene impuesto por el rápido incremento de la población mundial. En los últimos 40 años la población se ha duplicado, superando actualmente los 7.000 millones. Al incremento espectacular de la población en los últimos 100 años no es ajena la capacidad de fijar el nitrógeno atmosférico y su utilización como fertilizante a través del proceso desarrollado por Haber y Bosch a principios del pasado siglo XX. En 2008 se publicó un artículo en Nature donde se demostraba que, sin ese desarrollo, la población mundial sería la mitad, que unos 3.000 millones de humanos no existiríamos sin esa manera de obtener el fertilizante nitrogenado. El uso de fertilizantes nitrogenados llegó a multiplicar por cinco la productividad de algunos suelos.

Aunque se espera una desaceleración en el crecimiento demográfico, para 2050 está previsto que se sobrepasen los 9.000 millones de habitantes. La velocidad de crecimiento del consumo de energía es incluso un orden de magnitud mayor que el crecimiento demográfico y el del agua multiplica por cuatro el demográfico; además, según la FAO, la producción de alimentos en el año 2050 se deberá incrementar en un 40-70% con respecto a 2010.

El creciente consumo de energía es un factor determinante en el cambio climático. Además, los suelos juegan un papel importante en los procesos climáticos globales a través de la regulación de emisiones de dióxido de carbono, óxido nitroso, y de metano. Las funciones específicas del suelo que regulan estas emisiones son complejas, e interactúan fuertemente con los procesos de ecosistema tales como la regulación del suministro de agua y el ciclo de nutrientes. Todos estos fenómenos tienen su efecto sobre el clima y su evolución generando grandes incertidumbres en la gestión del agua, la energía y de las tierras cultivables.

El crecimiento demográfico, el cambio climático y las incertidumbres a que da lugar lleva a pensar que para 2050 se habrán producido importantes cambios en la producción agrícola. Mejorar el manejo de las tierras de cultivo es clave para aumentar la productividad de los cultivos sin degradar aún más los recursos del suelo, el agua y la atmosfera. Al mismo tiempo, la agricultura sostenible tiene el potencial de generar beneficios en forma de reducción de emisiones de gases con efecto invernadero y aumento del secuestro de carbono, contribuyendo así a la mitigación del cambio climático.

La producción de alimentos supone alrededor del 70% del consumo de agua manejada por el hombre a través de infraestructuras, la denominada agua azul para diferenciarla de la llamada agua verde, aquella que humedece los suelos sin intervención del hombre. En países como España, con un clima semiárido, con el mayor número de hectáreas de riego agrícola de Europa y parece que con acusados efectos del cambio climático, es necesario recurrir a lo que podríamos denominar “nuevas fuentes” de agua: el ahorro, la reutilización y la desalación.

El ahorro se puede conseguir en todos los sectores, por ejemplo, en el sector agrícola usando el riego por goteo. España es el país europeo que más agua reutiliza y parece posible duplicar la cantidad reutilizada. La desalación es un excelente instrumento para generar agua dulce en zonas costeras o para tratar aguas salobres.

Proteger al agua y la atmósfera y no maltratar al suelo y a la naturaleza deben ser objetivos para mantener o alcanzar el bienestar social.

 

 

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo.

 

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

Asunción Ruiz: "Necesitamos la revolución ambiental por la sostenibilidad"

Felipe Ruano: "La pastelería tiene poco que celebrar"

Puedes seguirnos

 
 
Publicidad

 

ULTIMOS VIDEOS >

 
 
 
 

Revista Técnica, Nº 1 en España desde 1964

Medio de comunicación especializado en la cadena agroalimentaria y su sostenibilidad ofreciendo lo mas avanzado sobre seguridad alimentaria, innovación, calidad, tecnología de los alimentos, investigación, distribución y servicios aplicados a toda en la cadena agroalimentaria.

revista alimentaria de noticias

Revista noticias de alimentacion

Méndez Álvaro, 8
 Planta 1º-B
 28045 - Madrid
Tel: +34 91 446 96 59
informacion@revistaalimentaria.es
Revista Alimentaria 2020. Todos los derechos reservados ©. Política de privacidad | Terminos y condiciones | Aviso legal