Politica de cookies. Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | Más información
 

Beneficios para la salud infantil gracias a las fibras prebióticas

©Cathy Yeulet, 123rf
©Cathy Yeulet, 123rf

Fuente: Beneo | 17/10/2019


Las fibras prebióticas promueven la salud intestinal de los más jóvenes, mejoran sus defensas y estas mejoras les acompañarán durante toda su vida.

Los prebióticos son un grupo de fibras fermentables que promueven el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas, para mejorar las funciones digestivas. Entre las fibras prebióticas destaca la inulina, que es un carbohidrato no digerible que se encuentra naturalmente en muchas frutas y verduras, y la raíz de achicoria es una fuente abundante.

 

Fortalece las defensas

El desarrollo de una microbiota intestinal adecuada es un proceso esencial que impacta la salud más adelante evitando enfermedades como el colon irritable, alergias, inflamaciones etc.

Las fibras prebióticas -como la inulina- llegan intactas al intestino grueso, sirven como "alimento" para las bacterias intestinales beneficiosas. El proceso de fermentación en el intestino produce ácidos grasos de cadena corta que tienen un efecto positivo en el tracto intestinal y ayudan a mantener la integridad de la mucosa intestinal al tiempo que inhiben la presencia de bacterias indeseables. Sin embargo, los efectos beneficiosos van mucho más allá de la función en el intestino, y los niños en particular pueden beneficiarse de los efectos positivos de las fibras prebióticas desde el día en que nacen. De hecho se ha demostrado que una buena salud intestinal ayuda a una mejor absorción de nutrientes e incluso un mejor funcionamiento mental.

Estudios científicos demuestran que la inulina y la oligofructosa también pueden tener efectos positivos en el sistema de defensa interno, más allá del intestino. Por ejemplo, en 2002 se realizó un estudio[1] que demostró  que una ingesta regular de oligofructosa estaba asociada a menos casos de fiebres y menos visitas al médico por síntomas asociados a diarreas, menos resfriados febriles y menos necesidad de antibióticos en niños entre los 4 y 24 meses. Incluso hay otro estudio [2] que ratifica estos resultados: en niños de 0 a 24 meses que consumieron prebióticos regularmente se redujeron significativamente la cantidad total de enfermedades requiriendo antibióticos.

En conclusión, queda demostrada la importancia del consumo de fibras prebióticas desde la infancia para fortalecer y proteger la salud de los más pequeños.



[1] Fuente: Saavedra and Tschernia, 2002: Human studies with probiotics and prebiotics: clinical implications. British Journal of Nutrition, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/120885242002 May;87 Suppl 2:S241-6.

[2] Fuente: Lohner et al. 2014: Prebiotics in healthy infants and children for prevention of acute infectious diseases: s systemic review and meta-analysis. Nutr Rev. 2014 Aug;72(8):523-31.

 

Quizá te interese ver estas noticias relacionadas:

Más prebióticos, mayor bienestar

Aprovecha el día con fibras de raíz de achicoria

 

Twitter: @RevistaAlimenta

Facebook: Revista Alimentaria

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo:

http://www.revistaalimentaria.es/suscripciones.php

 
 
Publicidad

 

ULTIMOS VIDEOS >

 
 
 
 

Revista Técnica, Nº 1 en España desde 1964

Medio de comunicación especializado en la industria alimentaria,controlado por OJD, ofreciendo lo mas avanzado sobre tecnología, investigación, innovación, seguridad alimentaria, calidad, distribución y servicios aplicados a toda la industria.

revista alimentaria de noticias

Revista noticias de alimentacion

Méndez Álvaro, 8
 Planta 1º-B
 28045 - Madrid
Tel: +34 91 446 96 59
informacion@revistaalimentaria.es
Revista Alimentaria 2019. Todos los derechos reservados ©. Política de privacidad | Terminos y condiciones