Politica de cookies. Esta web utiliza cookies para mejorar tu experiencia de usuario y mostrarte contenido relacionado con tus preferencias. Si continuas navegando consideramos que aceptas su uso. OK | M醩 informaci髇

Contacta con nosotros

  1. Llámanos al +34 91 446 96 59 y recibe asesoramiento comercial (*)
  2. Rellena este formulario con tus datos y te llamamos
  3. Envíanos un e-mail con tu consulta y te daremos respuesta

(*) L - J de 9:00 a 18:00h. / Viernes de 9:00 a 15:00h.

Datos de contacto

Contacte con nuestro departamento de publicidad vía
teléfono o vía mail, para anunciarse en la revista
Alimentaria, tanto en prensa escrita, como en la web.

publicidad@revistaalimentaria.es

 

Medio ambiente y cambio clim醫ico, en el punto de mira de la nueva PAC

Fuente: Irene Quintela / Bruselas | 11/06/2018

Tras la publicación de la comunicación “El futuro de la alimentación y de la agricultura”, en noviembre del año pasado, y el informe que hizo al respecto el Parlamento Europeo a finales de mayo, la Comisión Europea ha publicado a principios de mes unas propuestas de reglamentos para modernizar y simplificar la política agrícola común (PAC).

Con un presupuesto fijado en 365.000 millones de euros para el período 2021-2027, estas propuestas pretenden que la política agraria europea siga apoyando a las comunidades rurales y a los agricultores sin dejar de lado el desarrollo sostenible y la protección medioambiental contra el cambio climático. Para ello, los Estados tendrán más responsabilidad a la hora de decidir cómo gestionar las subvenciones procedentes de la PAC siempre que se respeten los principios europeos para conseguir un sector agrícola sostenible y competitivo. 

El medio ambiente y la acción por el clima, una de las propuestas más ambiciosas

Los recursos naturales, la biodiversidad y, sobre todo, el cambio climático son asuntos muy en boga en los últimos años. La Unión Europea no es ajena a estas necesidades y esto se refleja en el documento de la Comisión. La nueva PAC impondrá a los agricultores medidas obligatorias y basadas en incentivos. De este modo, casi un tercio (el 30%) de cada asignación nacional para desarrollo rural se dedicará a medidas medioambientales y climáticas. Los pagos directos a los agricultores estarán así supeditados al cumplimiento de unas normas reforzadas en esta materia, y los Estados, por su parte, deberán ofrecer regímenes ecológicos para que los agricultores vayan más allá de los requisitos obligatorios, a lo que tendrán que destinar una parte de su financiación. En definitiva, se espera que el 40% del presupuesto total de la PAC contribuya a la acción por el clima.

 

Conocimiento e innovación

La nueva PAC aprovechará las últimas tecnologías e innovaciones para facilitar el trabajo de los agricultores y de las administraciones públicas. En esta línea, se pretende acelerar el proceso de digitalización de la vida rural, por ejemplo mediante la expansión de la banda ancha, lo que contribuiría a mejorar la competitividad de la producción agrícola europea. También se fomentará el uso de las nuevas tecnologías con fines de control; otro ejemplo sería la comprobación por satélite de las dimensiones de las explotaciones a la hora conceder un pago por tamaño.

Para ello se destinará un presupuesto de 10.000 millones de euros procedentes del programa de investigación de la UE Horizonte Europa, reservados para investigación e innovación en la alimentación, la agricultura, el desarrollo rural y la bioeconomía.

 

Mayor responsabilidad para los Estados: una nueva forma de trabajar

Los Estados miembros gozarán de una mayor flexibilidad para gestionar el dinero que reciben de Europa: podrán diseñar programas a medida que respondan a las necesidades de los agricultores y de sus comunidades rurales. También podrán transferir fondos del desarrollo rural a los pagos directos y viceversa.

Para conseguir que los Estados jueguen en igualdad de condiciones se adoptarán planes estratégicos en los que cada país detalle cómo pretende cumplir los objetivos económicos, medioambientales y sociales a escala comunitaria. La Comisión deberá aprobar cada plan para garantizar la protección del mercado único.

 

Mejor orientación de las ayudas para garantizar un trato más justo

Los pagos directos seguirán siendo una parte fundamental de la política. Se priorizará el apoyo a las pequeñas y medianas explotaciones, que recibirán más ayudas por hectárea, y a los jóvenes agricultores. Los países tendrán que destinar al menos el 2% de su asignación para pagos directos y ayudar de este modo al establecimiento de jóvenes empresarios rurales.

 

¿Cómo alcanzar estos objetivos?

En vez de centrarse en las normas y en su cumplimiento, la atención de la nueva PAC irá dirigida hacia los resultados y el rendimiento. Se instaurará por tanto un planteamiento a medida para cada país que dará más libertad a los Estados miembros para decidir cómo responder a sus necesidades concretas sin olvidar los objetivos comunes de la UE. Para adaptar las herramientas a sus necesidades, los países han de detallar en un plan estratégico global de la PAC cómo quieren realizarlo.

Cada plan estratégico nacional necesita la aprobación previa del ejecutivo comunitario para garantizar que es coherente con los objetivos de la UE y que no distorsiona el mercado único.

 

¿Por qué reformar la PAC?

La política agrícola común nace en 1962 con el objetivo de asegurar el suministro de productos alimenticios de buena calidad y asequibles a los ciudadanos europeos, para lo que era necesario ayudar a los agricultores. La constante evolución del mundo ha obligado a adaptar esta política comunitaria que tiene casi sesenta años. Actualmente, estamos caminando hacia una agricultura más sostenible en la que es necesario apoyar la renta de los agricultores y la viabilidad de sus exportaciones para garantizar la pervivencia del sector sin olvidar los desafíos medioambientales y de cambio climático.

Con más de la mitad de la población de la UE viviendo en zonas rurales, es imprescindible que estas sean vistas como espacios vivos, no sólo en términos de crecimiento y empleo, sino también en cuanto a infraestructuras, movilidad y servicios básicos.

 

¿Cuáles son las próximas etapas?

Las propuestas de la Comisión se enviarán al Parlamento Europeo y al Consejo. Los colegisladores tendrán posicionarse al respecto y del acuerdo entre los tres órganos saldrá la nueva PAC 2021-2027.

 

Twitter: @RevistaAlimenta

Facebook: Revista Alimentaria

Infórmate aquí sobre cómo puedes suscribirte y enterarte de todo:

http://www.revistaalimentaria.es/suscripciones.php

 
Video
PDF
 
 
 

Revista Técnica, Nº 1 en España desde 1964

Medio de comunicación especializado en la industria alimentaria,controlado por OJD, ofreciendo lo mas avanzado sobre tecnología, investigación, innovación, seguridad alimentaria, calidad, distribución y servicios aplicados a toda la industria.

revista alimentaria de noticias

Revista noticias de alimentacion

Méndez Álvaro, 8
 Planta 1º-B
 28045 - Madrid
Tel: +34 91 446 96 59
informacion@revistaalimentaria.es
Revista Alimentaria 2018. Todos los derechos reservados ©. Política de privacidad | Terminos y condiciones